Líquidos iónicos en la industria extractiva

  • Liliana Hernández Perales Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo
  • Leticia E. Hernández Cruz Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo

Resumen

La industria extractiva es una actividad económica que siempre ha estado presente en el proceso histórico de México, específicamente en el estado de Hidalgo. Es por todos conocido que se cuenta con una rica tradición minera ya que sus minas de plata fueron descubiertas y han sido explotadas desde mediados del siglo XIV en los distritos mineros de Pachuca-Real del Monte, los cuales son unos de los productores más antiguos de México, en cuanto a este metal se refiere. Este distrito se localiza en una provincia metalogenética denominada eje Neovolcánico Mexicano; encontrándose depósitos polimetálicos de plata, plomo, zinc, cobre y oro[1]. De igual forma es sabido que la minería (figura 1) es una actividad económica que depende de la extracción de recursos no renovables y finitos, trayendo como consecuencia el agotamiento y disminución rápida en las reservas de minerales metálicos y no metálicos, por lo cual surge la necesidad de explotar minerales complejos de bajo grado así como también, recuperar y/o concentrar valores metálicos contenidos en drenajes ácidos de mina, soluciones residuales de procesos metalúrgicos, efluentes o residuos industriales, razón por la cual, el tratamiento adecuado de dichos efluentes se hace necesario no sólo por beneficios económicos que supone la recuperación de los mismos, sino también implica aspectos medioambientales ya que en éstos se encuentran trazas de diversos metales pesados que contaminan en gran medida aguas subterráneas y superficiales, dada su concentración y toxicidad; por lo tanto, su recuperación es importante (figura 2). Algunos de los métodos actualmente utilizados para remover los metales de dichos efluentes son: intercambio iónico, precipitación química, biolixiviación y extracción por solventes o extracción líquido-líquido, con o sin el uso de membranas líquidas soportadas o emulsionadas[2], los cuales son métodos viables para su tratamiento. Dentro de los antes mencionados, la extracción por solventes es el más empleado ya que permite la extracción, separación y recuperación de los iones metálicos obteniendo altos rendimientos.

Biografía del autor/a

Liliana Hernández Perales, Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo
Responsable del Departamente de Diseño e Interfaces Web
Publicado
2013-07-05