Apoyo nutricio especializado y sus implicaciones éticas

  • Arianna Omaña- Covarrubias Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo
  • Adrián Moya-Escalera Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo
  • Sócrates López-Noguerola Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo

Abstract

El padecimiento crónico de alguna patología puede llevar al paciente a una condición crítica o incluso terminal, poniendo en un conflicto ético al grupo multidisciplinario que brinda atención; así como a la familia. Considerando que el objetivo del personal de salud, siempre ha sido el bienestar mediante la prevención y corrección de la condición clínica, evitando en todo momento el alivio del dolor y del sufrimiento, ahora teniendo que dirigir la ayuda terapéutica al “buen morir” del paciente. Las condiciones culturales han cambiado, y la muerte no tiene la misma percepción que hace algunos años ni en la sociedad ni en el grupo que brinda atención o cuidados al paciente crítico o terminal, generando expectativas ante cada caso, separándolo de la racionalidad y la realidad (1).
Hoy, la ciencia ha tenido un avance tecnológico impactando de manera directa en el manejo de la función vital del paciente, influenciando de manera directa en el tiempo, pero sobre todo en la manera de la muerte; centrando la atención en las decisiones posibles del paciente gravemente enfermo, iniciando la época de una “muerte intervenida o asistida”, por oposición a la natural (1,2).

References

[1] Sociedad Española de Cuidados Paliativos (SECPAL). Guía de Cuidados Paliativos [monografía en Internet]. Madrid: SECPAL; [citado 4 jul 2009]. Disponible en: http://www.secpal.com/guiacp/guiacp.pdf

[2] Gracia D. La deliberación moral: el método de la ética clínica. Med Clin (Barc) 2001; 117: 18-23.

[3] Sorokin P. Análisis bioético del esfuerzo terapéutico en los pacientes críticos.Tesis aprobada para la maestría en Salud Publica de la Universidad de Buenos Aires. 1999

[4] Gherardi Carlos R. La muerte intervenida. De la muerte cerebral a la abstención o retiro del soporte vital. Medicina (Buenos Aires) 2002; 62:279-290.

[5] Jonsen A.R., Siegler M. Winslade W.J. Clinical Ethics. 3rd.Ed. Mc.Graw-Hill 1992.

[6] Beauchamp T.L. Childress J.F. Principios de Etica Biomédica. Masson 1999; 270.

[7] Orgogozo JM, Dartigues JF, Lafont S, Letenneur L, Commenges D, Salomon R et al. Wine consumption and the elderly: a prospective community study in the Bordeaux area. Revue Neurologique 1997; 153: 185-192.

[8] Lavados M, Serani A. Suspensión y limitación de tratamientos. En: Ética
Clínica. Fundamentos y Aplicaciones. Eds. Univ. Católica de Chile, 1993

[9] Gherardi C.R. Encarnizamiento terapéutico y muerte digna. Mitos y realidades. Medicina 1998; 58: 755-762.

[10] Gracia D. La deliberación moral: el método de la ética clínica. Med Clin (Barc) 2001; 117: 18-23.

[11] Hopkins K. BAPEN Symposium 2: Nutrition in palliative care. Food for life, love and hope: An exemplar of the philosophy of palliative care in action. Proc Nutr Soc 2004;63:427-429.

[12] Acreman S. Nutrition in palliative care. Br J. Community Nurs 2009;14(10):427-431.

[13] Del Cañizo Fernández-Roldán. La Nutrición en el paciente terminal. Punto de vista ético. Nutr Hosp 2005;20(2).
Published
2019-07-05